viernes, 22 de abril de 2016

Eukaliptorik ez

"El árbol ha muerto, a pesar de los esfuerzos de los científicos, nada sirvió. Al igual que los médicos, tratan de mantener con vida al dictador para mantener el régimen, nosotros manteníamos el árbol para recordar quienes éramos. Nadie conocía su enfermedad, era un roble, el último roble, sus bosques habían desaparecido, ahora las montañas no tenían vida, las poblaba el àrbol del dinero, el eucalipto. El árbol de Gernika ha muerto de pena, dijo un viejo, mientras caminaba con su bastón en un país que ya no merecía la pena." 

El viejo de la historia, hoy todavía es un niño, un niño que verá, mientras crezca, las decisiones que toma el gobierno y el resto de habitantes, ahora es el momento de decidir que futuro queremos, desde luego tendremos el que merezcamos.

Todo empezó con un pino... un pino que la familia Adan de Yarza plantó en sus jardines de Zubieta. "La familia de las coníferas [...] serán las que produzcan los grandes palos que necesitan los buques", dijo Carlos Adan de Yarza. Trás las exitosas pruebas realizadas, el pino se extendió por toda Bizkaia:  El pino radiata en la historia forestal vasca



Desde que la familia Adan de Yarza introdujera el pino radiata, el monte de Bizkaia es sinónimo de explotación forestal, el monte como fuente de ingresos, no lo discuto aunque no me gusta. Seguramente en aquella época donde la madera era el único combustible y principal material de construcción, y los bosques cercanos a los núcleos urbanos estaban desapareciendo, el pino fue la salvación de muchos árboles autoctonos. Hay gente que vive de la tierra y la respeta y gente que cree que la tierra es suya y puede hacer lo que le da la gana. La crisis de la madera y ahora la enfermedad de los pinos, ha hecho que las explotaciones forestales no sean tan rentables, lo que hace que la gente opte por plantar eucaliptos, mayor rentabilidad en menor tiempo. Hubo un tiempo que odiábamos los pinos, todos añorábamos los robles, hayas, incluso encinas... malditos pinos...el negocio del monte... decíamos. Pero parece ser que pronto los echaremos de menos. Aquellos hermosos y limpios pinares... diremos.
Las plantaciones de eucaliptos son un cancer para el monte, un cancer que crece a toda velocidad, imparable. A modo de ejemplo: Eucaliptos: La desaparición del bosque atlántico.



Los vascos tenemos cooperativas, baserris, dantzaris, arrantzales, baserritarras e I+D+I, tenemos un gobierno que en su canal de televisión nos enseña que bien lo hace, y nos hemos quedado dormidos pensando lo buenos que somos, tenemos Label y Kalitatea, aunque cada vez nos parecemos más a algunos paises subdesarrollados: Arbol del dinero
La mayoría somos abertzales,  amamos a la patria. ¿Que es la patria? ¿No son nuestros montes la patria?¿Puede un partido abertzale dejar que se llenen de eucaliptos?¿O es amor a la patrika?
Están plantando eucaliptos hasta en la reserva de Urdaibai, la normativa forestal existe pero no es suficiente: Plan forestal vasco y lo más triste es que encima se hace la vista gorda, los forestalistas la incumplen libremente.
En estos proximos cinco años nos jugamos el futuro de nuestros bosques, hay un montón de pinares a la espera de ser tirados y sustituidos por eucaliptos. Pronto vienen las elecciones,  podemos presionar a los políticos. Son muchos los votantes que plantan eucaliptos, pero somos más los que no los queremos. 
En el futuro no quiero tener que ponerme unas gafas 3-D regaladas por Kalitatea, donde pueda ver montes virtuales llenos de hayedos en otoño, baserris llenos de dantzaris y ovejas, mientras que en la realidad, aquí fuera no haya más que baserris convertidos en chalets, cooperativas que explotan más que las multinacionales.. y unos montes marrones, sin vida... bueno sí, unos tíos con motosierra que vendrán cada 15 años.